Paseo Juan Guillermo Iribarren

Paseo Juan Guillermo Iribarren
Paseo Juan Guillermo Iribarren. Proyecto del Centro Jacinto Lara y la Alcaldía de Iribarren

domingo, 31 de marzo de 2013


PROSPECTIVA: BARQUISIMETO 2020

Gerardo Puleo Fernández
 
El Área Metropolitana de Barquisimeto-Cabudare, cuenta desde 1999 con un Plan de Ordenación Urbanística y para  Barquisimeto se aprobó en 2003 el Plan de Desarrollo Urbano Local. La prospectiva de desarrollo, en consecuencia, considera la visión de los instrumentos señalados.

Cuatro objetivos generales establecen el Plan de Ordenación Urbanística (POU)[1]:
§  Asegurar una expansión urbana que no atente contra la recepción de población.
§  Evitar el acentuado crecimiento horizontal de la ciudad.
§  Lograr la adecuada localización de las actividades urbanas y de la población.
§  Programar las actuaciones del Estado en materia urbanística por etapas.

El futuro desarrollo de la ciudad se estima que estará en función de los siguientes procesos:
§  Crecimiento de las actividades básicas de su área de influencia, fundamentalmente, producción agrícola y agroindustrial.
§  Construcción de una red vial  y ferroviaria que facilite el acceso de la producción hacia la ciudad y su salida hacia otras regiones del país y el exterior.
§  Completar la infraestructura hidráulica de apoyo a la producción y de abastecimiento de agua.
§  La instalación del Puerto Seco, que facilite las importaciones y exportaciones agrícolas e industriales.
§  Sustentación ecológica y control de la contaminación y del deterioro ambiental, fundamentalmente, a través de la preservación de las Áreas Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) que rodean la ciudad.

El POU define un escenario demográfico en función de la tendencia de tres variables básicas:
§  Disminución de las tasas de natalidad y mortalidad y estabilización del componente migratorio.
§  No se prevé cambios significativos en la base económica.
§  Los proyectos como el Sistema Hidráulico Yacambú Quíbor, el Sistema de Suministro Centro Occidente (SISCO) y otros industriales generarían  impactos indirectos por su localización fuera del área. 

La población total del área metropolitana Barquisimeto Cabudare para el año horizonte del plan (2020) se estimó en 1.662.425 habitantes de los cuáles el conjunto Barquisimeto – El Cují -Tamaca concentraría el 81%, el eje Cabudare – Los Rastrojos el 18,54%.

El escenario futuro del Plan de Desarrollo Urbano Local (PDUL) de Barquisimeto se proyecta a partir de su formulación técnica desde1996, período durante el cual el país se planteaba el proceso de Apertura Petrolera como fundamento del nuevo modelo económico. Hasta ese momento el negocio del petróleo era exclusivo de PDVSA y a partir de la apertura se propician las asociaciones estratégicas con empresas nacionales y del exterior.

Para el conjunto del país se estimaba que en 10 años se duplicaría la producción con la explotación de la faja petrolífera del Orinoco y de los pozos marginales de los Estados Monagas, Anzoátegui, Zulia, Portuguesa y Barinas. También se estimaba el incremento de la capacidad de refinación, de producción de nuevos derivados del petróleo, así como de la producción y comercialización de carbón y gas natural.

Todo este extraordinario proceso implicaba una inversión estimada en 65.500 millones de dólares, de los cuáles un 35% correspondería a capital privado.

La ejecución de una inversión tan alta implicaría importantes impactos en todo el país, entre los cuales se identificaban:
§  Crecimiento de la economía nacional con importantes repercusiones en el producto interno y en el empleo.
§  Cambios en la localización de la población por desplazamientos hacia las zonas de inversión.
§  Incremento en la demanda de servicios, construcción de infraestructura y vivienda, por tanto, de materiales y equipos. 

Para el Estado Lara este proceso se interpretó como una oportunidad para el reforzamiento de su economía, a pesar de no ser uno de los estados que serían objeto directo de la inversión petrolera. Se asumió que Lara tendría la opción de incrementar su desarrollo industrial, agroindustrial y agrícola ofreciendo productos y servicios dirigidos a satisfacer el incremento de la demanda vinculada a la expansión petrolera. Al respecto, se identificaban los siguientes impactos para las empresas ubicadas en Barquisimeto:

§  Incremento de la competitividad de las empresas vinculadas a la industria metalmecánica y de la fundición, las cuáles constituyen uno de los sectores más fuertes de la economía urbana.
§  Incremento de la producción del sector agroindustrial el cual cuenta con una fuerte presencia de empresas dedicadas a la confitería, lácteos, embutidos, frutas y hortalizas. 
 

Al proceso de apertura petrolera se suma el Proyecto Yacambú Quíbor, el cual se estima que permitirá incorporar 17.000 hectáreas bajo riego que incrementará el aporte de productos básicos para satisfacer la demanda nacional e, incluso, ampliar las tradicionales exportaciones de rubros agrícolas del Valle de Quíbor. La conclusión de las obras de este proyecto se estimaba para el año 2004 e implicaría un importante incremento de la oferta de empleos directos e indirectos cuyo flujo de población tendría a Barquisimeto como alternativa de asentamiento, dada la proximidad de la ciudad con el área de producción agrícola.

Estos proyectos sumados a la dinámica propia de las empresas instaladas en las tres zonas industriales, al fortalecimiento de la oferta de servicios médicos especializados, la diversificación de la oferta en educación superior y la promoción de proyectos como el Centro de Convenciones, constituyen el soporte del desarrollo futuro de la ciudad según los planes de la Alcaldía de Iribarren.

Con la aprobación del PDUL en 1999 se asume un escenario de crecimiento por encima de la tendencia, lo que implicaba la previsión de grandes áreas para futuros desarrollos residenciales e industriales como consecuencia de los efectos referidos anteriormente.

Sin embargo, con la revisión de este plan concluida en 2003, se asume un escenario de crecimiento tendencial. Este ajuste está asociado a los cambios en la política nacional que modificó el proceso de apertura petrolera, además, de la prolongación del período de construcción del proyecto Yacambú-Quíbor.

 
ESTRUCTURA URBANA

El Plan de Ordenación Urbanística de Barquisimeto – Cabudare prevé que la nueva estructura urbana debe responder a las características de una metrópoli con importancia estratégica para el desarrollo del país, dado su liderazgo sobre un amplio espacio geográfico.

La estructura urbana propuesta se orienta hacia la conformación de una ciudad policéntrica, con centros, sub-centros y ejes de actividades múltiples que articulan las actividades de nivel metropolitano con la vialidad matriz y generan un crecimiento por integración de ámbitos urbanos, con relaciones funcionales jerarquizadas.

Por último, por su importancia estratégica para la definición de la futura estructura urbana de la ciudad, el POU prevé que la vialidad matriz, los centros, sub centros y ejes de actividades múltiples deben ser objeto de un tratamiento especial y un diseño urbano previo a su reglamentación específica. Asimismo, son elementos determinantes para el diseño del sistema de transporte masivo de la ciudad.
 

VISIÓN DE CIUDAD

 

Como ciudad capital Barquisimeto es asiento de actividades productivas y de una serie de servicios de apoyo a la producción, servicios sociales y al desarrollo económico que los oferta no solo a la ciudad y al Estado Lara, sino que su influencia alcanza a los estados limítrofes e incluso a otras regiones. Estas opciones hacen de Barquisimeto una ciudad con una amplia gama de posibilidades que, de acuerdo con los documentos del Plan de Desarrollo Urbano Local[2], se resumen a continuación:

§  El impulso a un desarrollo competitivo en los sectores manufacturero, agroindustrial, financiero y de servicios especializados, podrá ofrecer a Barquisimeto como una CIUDAD PRODUCTIVA.

§  El efecto de su estratégica localización la potencia como una CIUDAD DE INTERCAMBIO, donde las actividades vinculadas a la educación, la salud, el turismo y la cultura tienen condiciones favorables para incrementar su desarrollo.

§  Deberá presentarse como una CIUDAD PARA LA EDUCACIÓN. Las instalaciones en infraestructura educativa, albergan todo tipo de opciones técnicas, universitarias e incluso religiosas.

§  Las posibilidades generadas por su acervo musical y artesanal la presentan como una CIUDAD CULTURAL, e incluso la gran cantidad de instalaciones deportivas existentes y el desarrollo de proyectos que incrementarían la oferta deportiva,  pronostican un importante desarrollo de esas actividades.

§  El desarrollo ya consolidado en ciertos servicios especializados de salud  incrementan la opción de presentarse como una CIUDAD PARA LA SALUD. Es el caso de los servicios ofrecidos por ASCARDIO, donde la especialización de los tratamientos en el área cardiovascular la hacen competitiva a nivel nacional e incluso en el área del Caribe.

§  Barquisimeto es una ciudad localizada estratégicamente. Está equidistante de los principales centros poblados del país, tanto del Centro como del Occidente, ello da lugar a que sea cada vez más demandada como lugar de encuentros y reuniones, de allí que debe promoverse como CIUDAD CONVENCION. Esta opción se ve reforzada con los proyectos para desarrollo del Centro de Convenciones e incluso optimizada aún más con las propuestas urbanas para consolidar el sub-centro cultural metropolitano en el sector denominado “Triángulo del Este”.

§  El área urbana de la ciudad de Barquisimeto está circundada por una serie de espacios de gran calidad ambiental, cuyas posibilidades de aprovechamiento se perciben para el turismo ecológico y de recreación, en las áreas ubicadas en el Valle del Turbio, Parque Nacional Terepaima, Monumento Natural Loma de León, Parque Xerófito El Manzano, Monumento Nacional Los Horcones e incluso en el propio espacio urbano del Parque del Oeste. Un desarrollo ambientalista que condujera a un aprovechamiento económico y ecológico de esos espacios, convertirían a Barquisimeto en una CIUDAD PARQUE.

 Las opciones posibles presentadas para Barquisimeto se condensan en la siguiente propuesta

 “Hacer de Barquisimeto una ciudad de alcance latinoamericano, capital productiva del Estado Lara, ciudad de intercambio y ciudad convención, con ofertas de excelencia en la educación, la cultura y la salud. Metrópoli con alta calidad de vida, con ventajosas condiciones ambientales, tecnológicas, turísticas y de ocio”.

 
TOMADO DE Puleo, G (2008) Barquisimeto 2004-2008 Experiencia de una gestión urbana transformadora. Alcaldía del Municipio Iribarren. Barquisimeto, Venezuela

 



[1] Gaceta Oficial Nº 5.316 Extraordinario de fecha 23.03.99
[2] Alcaldía de Iribarren (1999) Plan de Desarrollo Urbano Local

No hay comentarios.:

Publicar un comentario