Paseo Juan Guillermo Iribarren

Paseo Juan Guillermo Iribarren
Paseo Juan Guillermo Iribarren. Proyecto del Centro Jacinto Lara y la Alcaldía de Iribarren

domingo, 31 de marzo de 2013


BARQUISIMETO Y SU ÁREA METROPOLITANA (2008)[1]

Gerardo Puleo Fernández
 

Barquisimeto, capital del Estado Lara, es el principal centro urbano de la región centro occidental de Venezuela, integrada por los estados Lara, Falcón, Portuguesa, Yaracuy y Cojedes por lo que su área de influencia regional abarca una superficie de 81.700 kilómetros cuadrados y una población de 3,8 millones de habitantes, lo que representa el 8,9% de la superficie nacional y el 16,5% de la población.[2]

Su ubicación en el área central de la región le ha otorgado la condición de ser encrucijada de caminos entre las regiones central al Este, de los llanos occidentales al Sur, el eje costero al Norte, los andes al Oeste y el estado petrolero del Zulia hacia el Noroeste. Esta posición geoestratégica al interior del país convierte a Barquisimeto en una ciudad donde confluyen flujos migratorios y tradiciones culturales, además, de propiciar el intercambio de productos agrícolas e industriales.

El Área Metropolitana de Barquisimeto-Cabudare encierra una superficie de 43.619,7 hectáreas.[3] Esta poligonal ocupa territorios de dos municipios,  Iribarren, capital Barquisimeto, y  Palavecino, capital Cabudare.
 

MEDIO FÍSICO

Barquisimeto-Cabudare está enclavada en la confluencia de los andes venezolanos y la cordillera de la costa, en una zona de transición conocida como Surco de Barquisimeto, en la que existen tres tipos de paisajes principales:

§  Paisaje de montaña, correspondiente a las estribaciones montañosas que rodean la ciudad por el Sur, Noreste y Noroeste.

§  Paisaje de colinas, al Noreste, Norte y Oeste de área metropolitana, con alturas que oscilan entre los 650 y 850 metros sobre el nivel del mar.

§  Paisaje de valle, conformado por la terraza donde se asienta Barquisimeto, con una topografía plana y altitud entre los 540 y 600 metros sobre el nivel del mar; y las depresiones del Turbio, al Sur y Este de Barquisimeto; El Cují-Tamaca, al Norte; y Pavia, al Noroeste. El relieve plano de este paisaje caracteriza a la mayor parte del área.

 

Por las características del medio natural donde se asienta Barquisimeto-Cabudare, importantes extensiones de su rededor, e inclusive de su interior, están sujetas a regímenes especiales de administración con fines de protección ambiental, las cuales son:

§  Zona Protectora del Área Metropolitana de Barquisimeto-Cabudare, que la rodea.

§  Monumento Natural Loma de León, en su límite Suroeste.

§  Zona de Aprovechamiento Agrícola del Valle del Turbio, entre Barquisimeto y Cabudare.

§  Parque Nacional Terepaima, al Sur de Cabudare.

 

ECONOMÍA

El estado Lara se ubica entre las cinco primeras entidades del país por sus importantes aportes a la economía nacional. En materia agrícola es un importante productor nacional que para el año 2003 aportaba el 100% del sisal; 75% la cebolla; 67% del pimentón y de la piña; 16,9% de la caña de azúcar; 15,4% del café y el 8,5% de la uva; entre otros relevantes rubros[4].

La industria larense tiene un significativo peso en la producción nacional, pues esta entidad contaba para el año 2002 con el 8,3% de los establecimientos industriales del país, sólo superada por los cuatro estados de la región central.

Toda esta importante actividad económica gravita en torno a Barquisimeto o se asienta en ella, generando empleo y estimulando el crecimiento poblacional y de servicios en el área metropolitana, lo que ha hecho que concentre más de la mitad del empleo y del Producto Interno Bruto (PIB) que genera el estado Lara, teniendo el municipio Iribarren para el  2002 el 80,5% de los establecimientos industriales de esta entidad[5].

Las actividades comerciales y de servicios de Barquisimeto hacen los mayores aportes al PIB y empleo de esta área urbanística. Su comercio al mayor de alimentos abastece a un tercio de la población nacional, mientras que en el área de los servicios destacan el de educación superior, integrado por veinte institutos cuya matrícula supera los 50.000 alumnos.

A estas actividades de Barquisimeto se suma la importante presencia de establecimientos financieros, su jerarquía de capital de estado que la hace lugar de asiento de los poderes públicos y las ventajas que le ofrece su condición de encrucijada de caminos que ha favorecido el desarrollo de diversas actividades de comercio y servicios.

La industria manufacturera le sigue en importancia al comercio y los servicios y ha evolucionado de un carácter esencialmente agroindustrial, hacia una actividad cada vez más diversa, en la que se encuentra un fuerte sector confitero, junto con otro metal-mecánico a los que se suman empresas procesadoras de minerales no metálicos y químicas.

 

POBLACIÓN

La población de Barquisimeto-Cabudare para el año 2001, era de 916.054 habitantes[6], la cual representaba el 59% de la población del estado Lara y ubica a la zona estudiada  entre las cinco primeras áreas metropolitanas del país.

Barquisimeto concentra el 93,5% de la población total del área metropolitana, pero muestra un ritmo de crecimiento menor que Cabudare, pues mientras la primera registró entre los años 1990 y 2000 una tasa interanual de 3,04%, la segunda creció a una tasa de 4,34%. En su conjunto el área metropolitana creció a un ritmo interanual de 3,19%, tasa superior a la registrada por el estado Lara en el mismo período (2,9%).

Los diferentes ritmos de crecimiento de Barquisimeto y Cabudare se explican por el importante dinamismo inmobiliario de esta última ciudad, en la que se ha concentrado la oferta de viviendas para los estratos de ingresos medios de la población, haciendo de ella un importante polo de atracción.

El importante papel que juegan las actividades comerciales y de servicios en la generación de empleo en el área metropolitana, sumado a la relevancia que tiene el empleo informal y el bajo nivel educativo de la fuerza de trabajo, determinan que la mayoría de la población económicamente activa perciba ingresos bajos, razones por la que en el año 1997 –el de más reciente información- el 47,05% de los hogares del municipio Iribarren, asiento de Barquisimeto, eran calificados como hogares pobres, de acuerdo con la situación de las necesidades básicas. De este porcentaje, un 21,15% estaba representado por hogares en pobreza extrema.
 

VIVIENDA Y SERVICIOS

El déficit de viviendas del área metropolitana se concentra fundamentalmente en Barquisimeto, donde según estimaciones de la Alcaldía de Iribarren alcanzaba en 1996, las 43.621 unidades; es decir, el 27% de las familias de esta ciudad confrontaban para dicho año problemas habitacionales. Reporta además la misma fuente que para esa fecha, el 23 y 25% de las viviendas existentes en las zonas Oeste y Norte de Barquisimeto, respectivamente, requerían ser sustituidas, dadas sus malas condiciones.[7]

El abastecimiento de agua potable del área metropolitana Barquisimeto-Cabudare depende de dos fuentes fundamentales, la presa Dos Cerritos, ubicada en el municipio Morán del estado Lara, y un conjunto de fuentes locales, especialmente pozos. La primera sirve mayoritariamente a Barquisimeto, mientras que el abastecimiento por pozos domina en Cabudare.

Las deficiencias de suministro afectan a Barquisimeto, ciudad en la que algunos sectores están sometidos a racionamiento, debido a los altos consumos en otros sectores, las pérdidas en el sistema y la existencia de tomas clandestinas a lo largo del recorrido de las instalaciones antes de llegar a la ciudad.

Las demoras en la culminación del Sistema Hidráulico Yacambú-Quíbor que permitirá incorporar una importante fuente para el abastecimiento de agua, junto con el rápido crecimiento poblacional, tienden a crear una situación crítica de suministro.

Hay que añadir al problema descrito las deficiencias en la distribución que afectan particularmente a los barrios del Oeste y la insuficiencia de fuentes locales y alimentadores que restringen las posibilidades de suministro a las zonas Norte y Noreste de Barquisimeto.

El 20% de las viviendas del municipio Iribarren carecen de abastecimiento de agua por acueducto y 30% no tienen conexión a redes de cloacas.[8]

La cobertura actual de la demanda de servicio eléctrico del área metropolitana, proporcionado por la empresa Energía Eléctrica de Barquisimeto (ENELBAR), está garantizada con la capacidad instalada del sistema, aunque se presentan interrupciones por fallas en el Sistema Interconectado Nacional.

El área urbana delimitada por la poligonal del Plan de Ordenación Urbanística es de 43,6 mil hectáreas de la cual se estima que las áreas correspondientes a barrios representan un 19% de ésta, lo que implica una superficie en el orden de las 8.300 hectáreas.

Desde el punto de vista poblacional, las zonas de barrios concentraban 473.683 habitantes, o sea, el 54% de la población total de Barquisimeto-Cabudare.

La superficie futura de las áreas residenciales de la ciudad, según el Plan de Ordenación Urbanística se estima en 19.220 hectáreas; de mantenerse las áreas de barrios de un tamaño similar al actual éstas ocuparán el 43% de los sectores residenciales.

 

VIALIDAD Y TRANSPORTE

En Barquisimeto convergen tres carreteras interestatales totalmente asfaltadas y transitables todo el año: 

§  Autopista Centro Occidental, principal enlace hacia el centro del país.

§  Autopista Barquisimeto-Acarigua, vía de integración con los llanos occidentales.

§  Carretera Barquisimeto-Carora, conexión con las regiones andina y zuliana.

Hasta hace pocos años la característica más resaltante del sistema vial del Área Metropolitana de Barquisimeto-Cabudare era la superposición existente entre el tránsito urbano y el interregional, que afectaba el funcionamiento de la red arterial. Esto se debió, por una parte, a la prolongada demora en la construcción de la Circunvalación Norte necesaria para desplazar los vehículos de carga y pasajeros que en su tránsito interregional cruzaban la ciudad por las avenidas Libertador y Florencio Jiménez. Por otra parte, la Intercomunal Barquisimeto-Cabudare, principal conexión entre estas ciudades, que aún soporta, además del importante flujo de vehículos que se genera entre ellas, los flujos provenientes de la región llanera o dirigidos hacia ella, provocando fuertes congestionamientos.

Adicionalmente, la Avenida Ribereña, que junto con la Circunvalación Norte conforma el sistema de vialidad expresa del área metropolitana y bordea el Sur de Barquisimeto, conectando la zona Oeste de esta ciudad con Cabudare, ofrece pocos y deficientes puntos intermedios de acceso, afectando, especialmente, los desplazamientos entre el centro y este de Barquisimeto y Cabudare.

La sobrecarga de tránsito se registra en otras vías de la red arterial, destacando la situación de la Intercomunal Barquisimeto-Duaca, de la cual depende la comunicación entre Barquisimeto y la cada vez más populosa zona de El Cují-Tamaca.

Los problemas señalados en buena medida han sido superados con la culminación de la Circunvalación Norte, la construcción de nuevos accesos desde la Avenida La Ribereña, como el Distribuidor Jirahara, y la rehabilitación de la Intercomunal Barquisimeto-El Cují-Tamaca.

Debe resaltarse también que las características de los principales corredores viales centrales (avenidas 20 y Venezuela y carreras 19 y 21, en sentido este-oeste; y avenidas Rómulo Gallegos, Vargas y Andrés Bello, en sentido norte-sur), ofrecen ventajas para su utilización por sistemas de transporte masivo superficial.   

Según reportan los documentos del Plan de Desarrollo Urbano Local de Barquisimeto[9], el 65% de los viajes en el área urbana de dicha ciudad se realizan a través del transporte público; sin embargo, existe una tendencia a la reducción de la capacidad de este servicio, que ha mermado de 51 asientos por cada 1.000 habitantes en el año 90, a 40 en el año 96.

Por otra parte, el sistema de transporte público es fundamentalmente privado y su esquema de operación no es coordinado ni garantiza la competencia. La red de rutas es ineficiente, prevaleciendo las conexiones con el centro de la ciudad, largos recorridos y una débil cobertura de las áreas periféricas.

En lo que respecta a las rutas extraurbanas, estas funcionan desde el Terminal de Pasajeros ubicado en la Avenida Rómulo Gallegos, el cual además de insuficiente para el volumen de pasajeros provoca fuertes congestionamientos en sus áreas vecinas.

El área metropolitana disfrutaba de las ventajas del transporte ferrocarrilero que la conecta con Puerto Cabello y Acarigua, sin embargo dejó de operar hace varios años. Para el transporte aéreo, el área cuenta con el Aeropuerto Jacinto Lara, ubicado en el sector Oeste de Barquisimeto, desde el cual operan rutas nacionales e internacionales.
 

CRECIMIENTO E  IMAGEN URBANA

La superficie ocupada por Barquisimeto-Cabudare era en 1990 tres veces superior a la ocupada en 1964. Este vertiginoso crecimiento está asociado al bajo patrón de densidad con el que se expandió el área metropolitana en ese cuarto de siglo.

Entre 1964 y 1976 la población de Barquisimeto-Cabudare se incrementó en un 82,5%, mientras que su superficie creció 66,9%, lo que significó un aumento de la densidad bruta entre dichos años, al pasar de 6,1 a 6,7 habitantes por hectárea; pero en los catorce años siguientes, es decir, entre 1976 y 1990, se invirtió esta relación, creciendo la población 69,6% y la superficie 84,5%, arrojando como saldo una densidad bruta de 61·hab/ha, la misma que registraba en 1964.[10]

La ciudad es una enorme extensión urbana, con unas 37,8 mil hectáreas ocupadas en 1993, que a partir de un núcleo central ha ido expandiéndose incorporando otros pequeños poblados rurales que van transformándose a usos urbanos, pero manteniendo el dominio funcional del centro tradicional.

Barquisimeto en su área central mantiene la estructura reticular propia de los asentamientos de origen colonial español. Allí se ubican las principales instituciones del Estado Lara y de la ciudad y se concentra una buena parte del comercio metropolitano. Conserva algunos sectores residenciales, sin embargo, es evidente el desplazamiento de los residentes hacia el resto del área urbana, quedando el casco central cada vez más como un núcleo administrativo y de servicios, cuya jerarquía le imprime a la ciudad un carácter monocéntrico.

Por otra parte, se identifica otro sub- centro en proceso de desarrollo en las inmediaciones de las Avenidas Lara y Los Leones, en el sector Este, caracterizado por la concentración de oficinas del sector privado, instituciones financieras y servicios metropolitanos.

Además del centro principal y el sub-centro referido, la estructura urbana de la ciudad actual está integrada por ejes que concentran diversas actividades comerciales y de servicios como son: la Carrera 19, las Avenidas 20, Pedro León Torres, Lara y Florencio Jiménez en sentido este-oeste y las Avenidas Vargas, Andrés Bello, Rómulo Gallegos y las Calles 24, 25 y 26 en sentido norte-sur.

Otro importante componente de la estructura urbana de la ciudad son amplios espacios con usos especializados como las zonas industriales y el mercado mayorista, los núcleos de educación superior y las sedes de servicios de comunicaciones como el aeropuerto y la estación del ferrocarril, todos hacia el centro oeste.

Se integra a esta configuración urbana el Valle del Turbio, cuyas características paisajísticas le imprimen identidad ambiental al área y constituye un elemento separador del tejido urbano entre Barquisimeto, Cabudare y el sector El Manzano al Sur, permitiendo la diferenciación espacial y funcional. Asimismo, un conjunto de colinas separa el área central de Barquisimeto de los desarrollos en los sectores El Cují y Tamaca al Norte y Pavia hacia el Noroeste. 

La imagen urbana no es uniforme en los diferentes sectores que la componen, el estado de las edificaciones, vías y espacios públicos ofrecen un paisaje urbano diferente hacia el Este de Barquisimeto, donde existe un elevado nivel de consolidación y confort urbano en comparación con el resto de la ciudad; donde se observa una situación más heterogénea, en especial en los sectores más deprimidos.

El área central de Barquisimeto refleja una importante combinación de construcciones tradicionales y edificios de carácter moderno, todo ello en una misma trama urbana, donde se percibe la sustitución continua de edificaciones y la proliferación de lotes vacíos. Destacan también las plazas, iglesias y las sedes de instituciones públicas que constituyen hitos en medio de un paisaje heterogéneo.

Se suman alrededor del área central grandes espacios más homogéneos destinados a usos residenciales, educacionales, actividades industriales y hacia los extremos de la poligonal urbana, sectores ocupados por residencias que perfilan un paisaje de transición entre lo urbano y lo rural.  

TOMADO DE Puleo, G (2008) Barquisimeto 2004-2008 Experiencia de una gestión urbana transformadora. Alcaldía del Municipio Iribarren. Barquisimeto, Venezuela



[1] Síntesis y actualización de la Caracterización del Área Metropolitana Barquisimeto Cabudare que forma parte del Plan Sectorial de Zonas de Barrios, realizado por el Centro Jacinto Lara para el Consejo Nacional de la Vivienda. (2005).
[2] FUDECO (2004) Dossier Estados y Municipios de la Región Centro Occidental de Venezuela.
[3] Gaceta Oficial Nº 5.316 Extraordinario de fecha 23.03.99
[4] FUDECO (2004) Dossier  Estados y Municipios de la Región Centro Occidental de Venezuela. Estado Lara.
[5] INE (2004) Directorio de Establecimientos Industriales. Tomado de FUDECO. Dossier Estados y Municipios de la Región Centro Occidental de Venezuela. Estado Lara.
[6] Instituto Nacional de Estadísticas (2002) Censo de Población y Vivienda 2001. Tomado de FUDECO (2004) Dossier Estado Lara
[7] Alcaldía de Iribarren (1999) Plan de Desarrollo Urbano Local. Tomo 11.
[8] Instituto Nacional de Estadísticas (2002) Censo de Población y Vivienda 2001. Tomado de FUDECO (2004) Dossier Estado Lara.
[9] Alcaldía de Iribarren (1999) Plan de Desarrollo Urbano Local. Tomo 11.
[10] FUDECO (1999). Presiones Urbanas hacia el Valle del Turbio.

4 comentarios: